¡España estará en la final de Kiev!

La selección española derrotó a Portugal en la tanda de penaltis y no se perderá la final de esta Eurocopa de Polonia y Ucrania, que se disputará el próximo domingo.

Cesc marcó el último gol de la tanda de penaltis (FOTO: Cordon Press)
Desde los once metros, España se clasificó para la final de Kiev en un partido agónico frente a Portugal. Tan agónico que para superarlo hubo que apelar a la lotería de los penaltis, a los reflejos de Iker Casillas y al espíritu de los cuartos de final de la Eurocopa de 2008, donde se sentaron las bases de la generación más exitosa del fútbol español. Hace cuatro años, ante Italia, también una tanda de penaltis decidió el futuro de España y también fue Cesc Fàbregas el encargado de chutar el último lanzamiento, el que, como esta noche, desató la euforia española.

A su nombre, cabe sumar los de Andrés Iniesta, Gerard Piqué y Sergio Ramos, quienes tampoco erraron en sus lanzamientos ante Rui Patricio. Especialmente meritorio fue el excelso disparo del defensa sevillista, a quien no le pesó el recuerdo del penalti errado hace unos meses con el Real Madrid, en las semifinales de la Champions League frente al Bayern de Múnich. De los lanzadores españoles, por tanto, sólo falló Xabi Alonso, a quien Rui Patricio, ayudado por un Cristiano Ronaldo que le aconsejó bien antes del disparo del donostiarra, adivinó las intenciones.

También estuvo fino Iker Casillas para despejar el disparo de Moutinho y el error de Bruno Alves, que estrelló su balón en el larguero, facilitó la tarea de España frente a una Portugal que murió con las botas puestas. Al margen del desacierto en los penaltis, la selección de Paulo Bento presentó un planteamiento valiente ante España y se mostró peligrosa e incisiva especialmente por las bandas, por donde Cristiano Ronaldo (que no lanzó en la tanda de penaltis) y Nani (que no erró en su lanzamiento) cabalgaron a su antojo. Si la furia atacante de ambos no encontró premio fue por la contundencia defensiva de España, que no ofreció su mejor versión pero que, al menos, nunca flaqueó a nivel defensivo.

Con el incansable Jordi Alba por la izquierda, los infranqueables Sergio Ramos y Gerard Piqué en el eje de la zaga y el correcto Arbeloa por la derecha, La Roja supo aguantar el tipo ante una Portugal que le discutió el balón y que la presionó y atornilló aprovechándose de la dificultad española para hilvanar el último pase. Tampoco con Álvaro Negredo como titular, en detrimento de Fernando Torres o Cesc Fàbregas, encontró la selección española la mordiente necesaria y las mágicas conexiones entre Andrés Iniesta y David Silva no bastaron para poner en apuros a Rui Patricio.

Éste se preocupó un poco más cuando entraron en el terreno de juego Cesc Fàbregas, Jesús Navas y, sobre todo, Pedro Rodríguez, el gran revolucionador del juego español desde la izquierda. Con su entrada, en el minuto 86, España ganó en profundidad y ello propició que llegaran, en la prórroga, los mejores minutos del combinado nacional. Los dos muros portugueses, Pepe y Bruno Alves, continuaron encargándose entonces de contrarrestar las ofensivas españolas y, al final, hubo que apelar a la fortuna de unos penaltis que acabaron sonriendo a España. Del Alemania-Italia de hoy, saldrá el rival de La Roja en la final de Kiev.

Fuente: www.eurocopa.com 


Comentarios 0

Registrate o haz login para hacer un comentario